Nuestra visión del arte

Desde la visión andina del Cosmos, la vida se da en la concurrencia de los Dioses y la Naturaleza (incluído en esta última el hombre); el Arte sólo puede ser entendido como la expresión de ésta participación. El arte como categoría de la actividad o como producto humano para alcanzar satisfacciones sensoriales no existe.

Lo que se da como Arte es la vida en términos de armonía, que expresa el grado mas elevado de la reciprocidad entre Dioses, Humanos y Naturaleza; ésta concurrencia potencializa la vida, entendiéndose como belleza, la relación armoniosa que permite el goce de la vida en forma participante entre los miembros de la comunidad natural; Dioses, Sociedad y Naturaleza. Es en la Naturaleza donde está la belleza; como todo es inmanente la belleza y la perfección no están en el paraíso, están aquí presentes, porque es en la Naturaleza donde se dan y están los Dioses, el Hombre, las Plantas, Animales, Ríos, Agua, etc. participando en la Vida.

La belleza no es abstracción ideal o proyecto, la belleza se vive. Como el Arte es la voluntad de vivir y no el constructo de confeccionar cosas para los sentidos, en lo andino el hacer cosas bellas es inmanente a la Vida y a la Naturaleza, a las Deidades y el Hombre; todos pueden hacerlo porque todos viven; todos participan en el acto de la Vida y la condición de Artista-Divo-Dios-Genio no existe. Entonces no existen especialistas, solistas ni mucho menos genios artísticos, en nuestro pueblo, todo son artistas y el arte es esencialmente comunitario, respetuoso y sencillo.

Comentarios